Contribuir a la movilización de las iglesias en su compromiso ante las realidades que enfrentan las niñas, niños   y jóvenes en América Latina y el Caribe.
Contribuir al desarrollo de fundamentos teológicos latinoamericanos que fortalezcan la práctica de nuestra misión con la niñez y juventud.
Promover una voz profética a favor de la protección y el desarrollo integral de la niñez y la juventud.

Articulación sinérgica de organizaciones, iniciativas, campañas y programas con y para la niñez y la juventud.

Promover la participación activa de la niñez y la juventud, como agentes de la Misión de Dios, propiciando las condiciones para su desarrollo y el de sus comunidades.

Desarrollar una plataforma organizacional eficiente y eficaz para la coordinación estratégica y  operativa del Movimiento.